La guía de inicio rápido (y el manual) del iPod comienzan por recomendar (a la de afuerzas) que se descargue e instale iTunes en nuestra computadora. Yo lo hice cuando no tenía ese gadget; desde antes que abriera mi primer cibercafe, nunca consideré a iTunes un gran software, de hecho lo considero un programa pesado y problemático. Para la música he utilizado de toda la vida los walkmans pero estos no son compatibles con el sistema operativo Ubuntu. Al llegar a mis manos un iPod y probando la compatibilidad, decidi hacerme de uno. Aún no instalo iTunes (se puede mediante Wine) puesto que he podido administrar el Nano, por lo menos musicalmente mediante 2 aplicaciones sencillas y sumamente rápidas: El reproductor Rhythmbox y la herramienta Hipo.

Tienen sus detalles: Solo funcionan para música, video y fotos no se pueden administar y Hipo suele borrar las portadas de los discos. A cambio tienen ventajas que por lo menos hace dos años (la última vez que probe iTunes) no tiene el software oficial: Copiar y administrar en varias computadoras todos los datos del iPod y mucho más rapido.

Pantallazo

Esta entrada se autoreplicará en la sección No Mac No Pc (al lado de Blogroll, tercera página).

Anuncios