Microsoft pago 50 millones de dolares para tener en exclusiva los DLC (Downloadables Contents) de GTA IV (Ese controvertido, violentísimo pero excelente juego). Una vez terminada la exclusiva ya pude jugar los episodios de Ciudad Libertad: The Lost and Damned y La Balada de el gay Tony. Se incluye un desnudo frontal masculino en la aventura de los motociclistas (no era necesario), este contenido es más corto que el de la Balada, las carreras de motocicletas son de lo mejor, funcionando tan bien como si fueran multijugador online.

En The Ballad sobresalen las misiones en helicopteros y los saltos en paracaidas, la curva de aprendizaje es similar a GTA San Andreas y sus clases para aprender a volar aviones. Toma tiempo el perfeccionar y dominar aeronaves pero es muy divertido. Las estaciones musicales no son tan extensas ni tienen lo mejor de la música pero es entendible por el precio (más economico que un juego “normal”).

Los tres protagonistas: Niko Bellic, Luis López y el motociclista Johnny Klebitz se encuentran en el Libertoniano para la accidentada negociación de los diamantes robados, algo que recuerda películas de Alejandro González Iñarritu.

Puede ser, facilmente el mejor DLC realizado, recomiendo ambos, o La Balada de forma individual.

Mi “despensa”: Para el calor, cerveza; para leer, una edición para principantes del Hombre Plancha y un DLC esperado.

Anuncios