Soñar algo así debe ser una inquientante pesadilla para cualquier fanboy. Un mundo donde no exista el odio hacia ninguna consola o compañia de videojuegos BRRRRR.

videojuegos-crisis